hemisferios cruzados: la maldita primavera

viejo_pascuero

he padecido durante mi vida diferentes efectos migratorios. a los 6 años caí desde alemania federal a santiago de chile, el culo del mundo para lxs entendidxs. considerando el desfase desastroso que significa un país en dictadura, se trataba directamente de un hoyo negro, con toda la serie de metáforas astrales que pueda significar esto.
a los 25 años, y de manera más afortunada, cambié nuevamente mi ubicación global. y volví al norte.

hace una semana que vengo tarareando mentalmente la canción «la maldita primavera». ayer he empezado a escucharla en youtube versionada por yuri (más abajo, se puede poner de banda sonora). y hoy he llegado a vivir en carne propia el dramático contenido de su texto.

esta extensión radical de una estación del año que no vivo creo que es uno de los efectos de la migración. me gustaría saber si todo el mundo experimenta esto o si soy la única. al menos mi planta, a la que «suicidaré» en unos días, también ha experimentado los efectos de esta suerte de distorsión climática, y reflorece parcamente en las ruinas de mí que quedan en esta habitación en fase de abandono.

dicen que en primavera aumentan estadísticamente los suicidios, las depresiones, los gestos de despecho. las personas, al ver la belleza natural que explota en macetas, parques y jardines, pareciese sentir de manera más profunda su miseria personal, su corazón frío. espero no correr esa suerte en mi falsa primavera, mi primavera descentrada, mi primavera sudaca que se reproduce como un reloj instintivo tiñendo mis experiencias de ultimátum.

igual en chile siempre ha habido esta distorsión. en navidades, mientras llegan a haber 40 grados a la sombra, las calles son invadidas por precarios santa clauses preparados para el polo ártico. en mi memoria esta imagen aparece en los años 80´s, mezclada con otras tragedias culturales, con una dictadura agonizante (pero viva) y con la experiencia pedestre de una navidad tomando helados.

en fin, espero que los efectos de esta primavera no sean severos, o espero más bien encontrar el placebo que la extinga (una lluvia, un viaje, una paliza).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *