nan goldin y yo

hace 5 minutos ha salido de mi estudio un galerista (¿ruso?) que ha abierto una nueva galería en mitte. ha venido husmeando la actividad de jóvenes artistas, potenciales fichaches de su puerto. mi inglés es malo, y en estas situaciones empeora aun más. sólo un par de veces en la vida me ha sucedido esto: un curador, un galerista, te mira esperando que le digas lo que quiere escuchar. carnicería viva, somos las bandejitas del super que el cliente toquetea pensando en su pollo al jugo.
la primera vez que estuve sometida a este escudriñamiento habré tenido unos 22 años. nada más entrar les dije que el mundo del arte estaba podrido y que a mí me interesaban cosas más importantes. me preguntaron que qué hacía allí, a lo cuál les dije que en realidad no tenía ni puta idea.
la segunda vez me tocó uno más receptivo que al menos cogió mi furia adolescente y me invitó a escribir en una publicación alemana. me dijo que me comprendía totalmente, y me pidió, encarecidamente, que no metiera mi trabajo social en una galería so peligro de aniquilar su potencial político. un tipo sensato, quizás demasiado bueno.
el galerista que vino ahora, miró un poco, no se emocionó mucho creo, mi inglés además era una sarta de errores a través de los cuales intentaba darle la chapa sobre la dicción defectuosa del inmigrante, su imposibilidad de ser. nada más pronunciar la palabra inmigrante, el tío dice, ah, social work. I. dice, polítics, y el tío arrugó la nariz, sin disimulo. luego dijo que su galería se enfocaba a producción nueva, nuevo arte, nuevos objetos. ¿habrá dicho objetos para dejarme en claro que lo mío era demasiado inmaterial? ¿habrá querido decirme que vivo en el pasado? paranoia segura.

antes de ir a barcelona fui a un par de inauguraciones en berlín. el mundo del arte, que tanta desazón me ha dado, a veces también me llena de alegría. en el C/O berlin hay una exposición (poste restante) de «diaporamas y grillas» de nan goldin. la verdad es que cuando llegué no tenía ya ganas de ver demasiado. pero bastó un minuto de diaporama para caer rendida.
las fotos de nan goldin se sucedían con bandas sonoras de música popular, canciones que hemos escuchado mil veces. y miles de fotos pasando cada una 3 ó 4 segundos por delante de mis ojos, imponiéndome un tiempo, enseñando cada una de ellas al menos un cuerpo, magullado, transformado, golpeado, maquillado, sexuado, biográfico.
qué cutre hablar de arte y decir que simplemente las fotos me emocionaron.
estos últimos días he estado leyendo el libro paradoxia de lydia lunch, donde narra sus andanzas como adolescente putona suelta en nueva york, llena de drogas, sudando sexo, cenando palizas degeneradas. eso se suma a los influjos de nan goldin, y a la compilación de velvet underground que escucho de manera masoquista para terminar de sentir a fondo el ardor de la nostalgia por un lugar que no conozco y un momento en el que aun no había nacido.

2 thoughts on “nan goldin y yo

  1. Pingback: » neues problem ¶ Violencia de la intimidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *