mail matinal

hola!
hoy desperté con un hilo de sangre seca saliendo por mi boca. la imagen frente al espejo de mí misma como lo que podría ser una drogadicta (pero desfasada, mal ubicada, mal puesta) me dio risa. chupé la sangre hasta que desapareció. me comí la costra. desayuno metálico y protéico.
eso después de estar anoche con mi j. y su amigo francés hablando inglés varias horas. fue como ir a un gimnasio del habla. j. sigue igual de perversamente elegante y bella, inteligente y culta como una dama. su amigo, un programador informático, se enternecía burlonamente de mis radicalidades fashion. era muy amable y tenía la prepotencia eurocentrista ubicada de manera inofensiva. también yo ejerzo la misma prepotencia al meterlos a todxs en el mismo saco, una prepotencia sudaca, a veces amable, incluso respetuosa. antes, una junta con k., un poco de maría y el trayecto en bicicleta por lo que me pareció era medio santiago, aunque no lo era, me dejaron de mejor humor, y quizás exhausta.
no he bajado los 3 kilos que pensaba me abandonarían en chile. es cierto que como mucha fruta, pero también mucho pan. no es algo realmente importante, probablemente otra de las cosas absolutamente menores que tomo por tormeto para sentirme desdichada. mal que mal estoy hablando sangre por la noche.
hay gente que piensa que el blog tiene puras mentiras y otrxs creen que hay verdad. realmente es otra cosa para nada importante. verdad o mentira son sólo adjetivos, de la intimidad en este caso, y su exhibición. sólo me preguntaba ayer, mientras andaba en bicicleta, si en el intento por dejar constancia de ella, ejercitándola como cuestión disciplinaria, intimidad se banaliza. o no. no concluí ninguna cosa, sólo la imposibilidad de estar totalmente abierta, de dar con la intimidad de manera certera.
hoy al menos me he despertado con ganas de enviarte un correo. por seguir con el dramatismo, me siento en este cuarto absolutamente desordenado, como una inmigrante ilegal (del jet set) tecleando sobre un mac el sufrimiento que corre por las venas del planeta. jjjj.
me voy a lo doméstico.
mil besos
l.

4 thoughts on “mail matinal

  1. la intimidad puede ser violenta, pero también muy dulce

    otra mail matinal, o medio nocturno, según se mire:
    te quiero tumbar desnuda en las negras arenas de nissiros, bajo el sol, bajo la plata. olor de sal y olivos.
    engañar a la percepción de los dioses, estar tan solas que parezcamos los dos últimos seres del mundo.
    un divino apocalipsis entre tus piernas de centaura. único nectar que bebí para hacerme eterna.

    tumbarte en la tierra y observarte. tus manos de estatua, tus párpados de cúpula, tus cejas consteladas.
    tu piel rabiosamente bella, avergonzada de contenerte, al mismo tiempo con ese orgullo que sólo pueden tener las islas.

    te voy a tumbar en la arena negra de nissiros, voy a hablarte en griego a ver hasta que punto me reconoces más allá del olfato y la vista y el tacto, para ver hasta dónde te suena familiar lo que voy a decirte.

    a veces creo que te conozco como si nos hubieran separado al nacer.

    verás qué bueno el calor de mi pecho, incendio antiguo de mis ojos, lava escurriéndose por mis manos.

    quiero tumbarte en arena negra, y acariciarte esta canción de principio a fin. Con mis dedos de syrta

    te amo más allá de lo imaginable. amor de diosas y centauras.

  2. Pingback: » la artífice ¶ Violencia de la intimidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *