terremoto

terremoto
el alcohol nos tiene idiotizadxs pero alegres. estamos juntas como no lo estábamos desde hace años. cuando la luz se corta creemos que es una conspiración hecha para impedirnos seguir gozando. luego tiembla un poco la tierra, no hemos tomado ningún psicotrópico, y sigue temblando más fuerte, haciéndonos creerlo algo cierto, algo objetivo. atinamos a salir de nuestra madriguera (una escalera llena de vasos, colillas y bolsas). atinamos y son momentos en que no existe el pensamiento, no hay razón, sólo cuerpos temblorosos siguiendo el ritmo telúrico orquestado por vasos y botellas que se quiebran. el planeta es otro, podría ser marte, podría ser la luna casi llena, nuestra gracia de reencontrarnos, un desierto cubierto de casas y edificios por casualidad. cuando la tierra tiembla las cosas no importan, y las personas comienzan a tener sentido en la medida en que la mente vuelve a su lugar. antes de eso es como si sólo hubiese un atado de venas trenzadas en un amoroso abrazo anárquico. el cielo reinterpreta la oscuridad, aparecen luces de colores, como fuegos artificiales de barrios pobres, demasiado pequeños para ser ciertos. se cortan todos los móviles, gritan todos los animales del mundo, se activan todas las alarmas de coches y casas. si algo existe somos nosotrxs. parece que todo acabó.
recuerdo que a la última persona de la que me despedí antes de llegar a casa le dije, nos vemos si es que internet no colapsa definitivamente. y aquí sigue…

One thought on “terremoto

  1. que rico que las cosas terribles que imagine no sean mas que eso,malos sueños, una pesadilla, algo irreal (diculpa los acentos, teclado italiano)

    tu cuerpecito sigue latiendo, y soy la mujer mas feliz del mundo

    d.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *