cine p2p: hoy, kynodontas

canino
cada día vemos alguna película o dos. nada especial (lo mejor hasta ayer había sido una de haneke que se llamaba caché) hasta canino. hay que agradecerle a patri el hecho de revisar meticulosamente el programa del festival de sitges para descargar unos meses después lo que haga falta. cuando vivía en chile las películas más que llegar tarde, muchas veces sencillamente no llegaban. recuerdo cuando llegó fóllame, que era como el último grito de la actualidad cinematográfica (a pesar de haber sido estrenada dos años antes). canino es del 2009, estrenada en españa 2010, un estreno en el torrent mundial sin duda.

canino es una película griega. mientras leo los subtítulos reconozco alguna palabra heredada, como tres, fobia, auto o céfalo. lo demás podría ser cualquier cosa, cualquier lengua.

quien no quiera saber nada de la película que pare de leer ahora. el resto se arriesga a que nada sea una sorpresa (y a decirme qué en estos tiempos puede serlo…).

desde hace dos días incubo un virus. estoy un poco mareada, la nariz se me está llenando de mocos, la faringe de flema, la cabeza es como una pesada pelota de fútbol, tos incipiente, el amor y el reaggaeton como cura.

la peli se trata de una familia ¿mononuclear? (he buscado ampliamente el significado de la expresión «familia mononuclear» en internet, lo que arroja como resultado una serie de páginas religiosas que se refieren a ella como una característica perdida en las lides de la sociedad moderna…) que vive en una casita grande con patio y piscina. padre, madre, dos hijas y un varón. la situación es esta: nadie sale de la casa a excepción del padre, que además de trabajar en una fábrica (como alto dirigente) surte de todo lo necesario a la familia. una especie de cazador recolector selectivo y contemporáneo que trae desde putas para que folle su hijo, hasta artículos de limpieza sin marca (les saca la marca antes de entrar a casa!!! naomi klein estará contenta aunque, hay que decirlo, por lo visto adidas pagó por los bañadores).

esta casa resulta ser un laboratorio de manipulación social. los «padres» han desarrollado un sistema de convivencia para sus «hijos» basado en la competitividad y la arbitraria distribución de roles (la menor cumple las veces de doctora). premian los logros con pegatinas de colores y prohiben la entrada de cualquier elemento físico, social o cultural que no corresponda a lo que para ellos es «lo saludable». desean mantener a sus niños (que ya son adultos) en un estado paralelo de existencia explicándoles el sentido de sus actos y presencia de una forma distorsionada, estricta y convencional.
lo más interesante en este sentido es lo que pasa con el lenguaje. también establecen un diccionario paralelo, donde el coño se llama teclado, los zombies son una pequeñas flores amarillas, el mar un sofá de un cuerpo, autopista un viento muy fuerte, y así.
no pude evitar recordarme a mí misma a los 4 años, cuando repetía con el beneplácito de quien me escuchara, que pinochet era un imbécil igual que dios. de alguna forma el par de marxistas post adolescentes que eran mis padres inducían de manera similar mi conceptualización de abstracciones políticas.

la inducción de estos padres, su permanente representación de mitos locales (inventados), la severidad y empeño en la domesticación exacta de lo que aparentemente son sus hijos, sólo habla de unos cerebros demenciales y absurdos. pero, y aquí esta duda que seguramente nace de la inyección repentina de nacimientos a mi alrededor, (porque, aquí es necesario un paréntesis, esto del instinto materno que baja a los 30 años como si fuese una especie de regla generacional ¿no es también una cuestión que sucede sólo porque todas las colegas, primas y conocidas se ponen a parir de forma inconscientemente autorganizada al unísono, dejándote cantar sola con las otras 3 que no tienen hijxs, en un coro outsider y silencioso, casi sin importancia? ¿cómo ver nuestra realidad revuelta en paria si todas las fotos del facebook, del mail y de los chats son bebés tiernos, hermosos y bienacidos? ¿cómo no pensar en el parto, en la epidural, la episotomía y la oxitocina si esto llena un porcentaje de los inputs electrónicos que me llegan a diario? ¿cómo sería si no viviese en un ambiente feminista, bollo y precario? (seguramente muchísimo peor…). me están intoxicando de maternidad, y si bien por un lado estoy trabajando la tirria que le tengo, y esto siempre es bueno, por otro me siento pisado el palito de que a mis años el tema es ese. joder. se acaba el paréntesis, todo vuelve a su orden) ¿no son acaso así todos los padres? ¿no es este acaso el curso «natural» de cualquier proceso de maternidad?.

la casa de la película es como un país desarrollado. un país del primer mundo donde no hay caos, a menos que las intrusiones del espacio exterior se manifiesten, como un virus, como un inmigrante no deseado. es posible plantear que un gato es un animal salvaje que puede matar a un humano con sus afilados colmillos, es posible afirmar que la salida de ese espacio sólo será anunciada por la caída del diente canino, y que cuando este vuelva a crecer indicará el momento en el que se puede conducir un coche (único medio aparente para facilitar la salida o entrada al espacio de la casa), pero es evidente que los habitantes de este país desarrollado no pueden (ni deben, ni sabrán) salir de él. sus padres se empeñarán en lograr un estado paralelo de corrección y control que en realidad es imposible, y que gracias a que la arbitrariedad es precaria (más que cualquiera de nosotras) terminará por caer, por fugarse en el terror de estar muerto en vida, hasta morir desangrada en la cajuela de un coche.
dejo el trailer de la peli.

4 thoughts on “cine p2p: hoy, kynodontas

  1. (…) aquí es necesario un paréntesis, esto del instinto materno que baja a los 30 años

    Los biohombres no escapan a esta dictadura. Lxs ancianxs de mi pueblo, muchxs antiguxs compañerxs y hasta algunos sementales de raza patriarcal te recuerdan periódicamente con voz socarrona que algo se ha terminado (¿a los 30?) y que ya es hora de rentrer dans les rangs. Ya no cuestionan el funcionamiento de los genitales pero sí la performatividad del individuo. Es hora de sembrar, hombre… para que la sociedad (?) te defina esencialmente a través del supuesto destino de la especie.
    J-o-d-e-r. No lo veo, o quizá lo veo en una luz cruda. Y si te llega a ti viviendo en un entorno «feminista, bollo y precario», imagínate en un ambiente hetero de inmigrantes decididos a europeizarse. ¡Uf! A mí me cansa esta guerra de trincheras (desde el ‘¿estás casao?’ al ‘¿no me puedo morir sin abrazar uno hijo tuyo?’). Y sueño cada día de una terre promise donde no haya «regla[s] generacional[es]», donde prevalezca una suerte de des-identidad, sin trabajo, sin coordenadas determinadas. Sólo existiría el devenir, el deseo y un destierro vivido con alegría.
    La semana pasada, dos de mis hermanas me anunciaron (¿confesaron?) casi a la vez que estaban embarazadas de tres meses y pico. Las felicite con labios apretados preguntándome si habían follado la misma noche.

  2. gracias queridxs, vuestras reflexiones me resultan inquietantes y un estímulo para imaginar reuniones post-virtuales donde intercambiar fluidos inmateriales a través de tubos, palabras, miradas oblicuas.
    durante estos días mis múltiples sensores han estado funcionando/receptando de manera avasallante, que más que cualquier cosa (como concluir algo por ejemplo) me ha hecho sentir viva.
    este feedback wi-fi me resulta de momento como una incitación suave y seductora, como un principo de lo anterior, un hilo que asoma la punta, prometiendo una madeja espesa al interior del coño.
    ¿debo decir gracias?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *