rubia del bicentenario

feliz bicentenario.
hacerse rubia no es difícil, lo difícil es dejar de ser negra. por eso mi rubio de agua oxigenada no quedó ceniza, sino irregular anaranjado. se me cuela el oscuro, aunque tenga la carne blanca. feliz bicentenario. cómanse un rico asado pensando en los más de 70 días de huelga de hambre de los mapuches. brinde por mí que represento la chilenidad bicentenaria con este blondor espectacular. doscientos años tampoco es tanto, es lo que tiene una canción de beethoven o el matrimonio de napoleón bonaparte. el chile prehispánico presenta poblamiento desde  hace unos 12.510 años. feliz bicentenario. tápese la boca con la bandera al eructar.

del manifiesto de la CUDS sobre la acción:

RUBIAS PARA EL BICENTENARIO

Estas rubias exhibirán cómo la estética de feminización de la derecha se impone intentando desplazar lo mestizo del cuerpo femenino, nuestra rareza y pobreza se acentúa con nuestros falsos cabellos.
(…)
Lo relevante de esta performance es que se utilizará el propio cuerpo, en este caso el fragmento cabello, como un espacio de intervención (bio)política, como receptáculo de los ejercicios de poder a través de una estética femenina privilegiada. Justamente lo raro de la performance se ubica en su capacidad para acentuar las diferencias, la incapacidad que tiene el teñido barato de esconder rasgos étnicos o al contrario su fuerza para potenciar un significado hiper-feminizado, casi drag, de los cuerpos heteronormados.
(…)
Esta intervención no será una que reivindique lo autóctono de la mujer o una naturaleza primigenia, sino que el doloroso hecho de obligar a unos cuerpos a teñirse rubios, uniformarse y borrar sus diferencias de mujer en pos de una estética de mujer de derecha que intenta sólo develar la lógica anulante de un gobierno de derecha.

One thought on “rubia del bicentenario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *