el eco de las canciones

la he visto anoche por segunda vez. ver una película repetida es como ponerla a prueba. las sorpresas pueden dejar de serlo, la piel que en un primer momento se erizó, podría permanecer fláccida e inmóvil, la redacción de las frases tendrá mayor atención. pero la vi de nuevo y la encontré igualmente buena, igualmente inaudita. como dijo paula la primera vez: no parece una película chilena. y es tan extraño que no lo parezca porque el fantasma de chile está en cada secuencia.
mis amigxs me parecen de lxs mejores artistas del mundo. tanta inteligencia y sensibilidad y astucia. no es favoritismo, es pura fortuna la de gozar de su conocimiento y poder ver películas antes de que se estrenen, escuchar canciones grabadas con tecnología doméstica, gozar de la experimentación en tiempo real de unas creatividades que se originan en un hoyo y salen a la luz (de mis ojos).
me ha dado otra vez un placer tan grande ver la sucesión de imágenes conectadas por la sensibilidad de antonia, escuchar estos sonidos que me parecen salen de mi propia memoria, imágenes que son la memoria de mi voz, de los lugares comunes de mi intimidad y ver la violencia de mi intimidad que no es sólo mía porque es de tantxs que no tuvimos casa, porque nunca la tendremos, porque nuestra casa son 10 cajas de diapositivas desteñidas, los recuerdos de un container transportando cuchillos del ikea como si fuesen los tesoros de la corona, los hitos desarticulados de una historia de puros fragmentos hecho añicos, el reporte oficial, el video casero, el fundido encadenado de un voz que no tiene dueñx.
gracias.
el eco de las canciones tiene tantas imágenes de nubes, aviones y barcos. es un paseo por un lugar que no está en ninguna parte. a veces me da angustia y casi siempre tengo la piel de gallina mientras la veo y me reconozco en planos robados a otras familias, a otras desterradas. me gustan los textos, me gustaría leerlos también en papel, quizás en voz alta como si yo fuera (otra vez) el eco de algo. me gusta esa escritura sencilla como un jeringa que saca de las venas recuerdos ensangrentados. me gusta la voz, no la voz de la locutora (que quizás es lo que menos me gusta), me gusta la dicción y el lugar de donde sale, su espacio originario, su mito fundacional.
gracias otra vez.
reconocer las imágenes que salen de una pantalla, reconocer textos, logotipos, gestualidades colgando de un hilo (de polvo), reconocer la memoria mediatizada, y al final, quedarme dormida sabiendo que no estoy sola.

51 thoughts on “el eco de las canciones

  1. When I initially left a comment I appear to have clicked on the -Notify me when new comments are added- checkbox and now every time a comment is added I get four emails with the exact same comment. Is there a means you are able to remove me from that service? Appreciate it!|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *