santa lucía

santaluciacada 13 de diciembre, dos días después del cumpleaños de mi hermano, se celebra santa lucía. yo, atea de nacimiento más que por vocación, me enteré de la festividad como una anécdota familiar. como a los 15 años, probablemente buscando iconografía kitsh en algún mercadillo pobre, por casualidad me hallé cara a cara con su imagen. creyendo descubrir la novedad del culto espontáneo más que a una mártir oficial de la iglesia católica, coleccioné a partir de ese momento las diversas versiones de su imagen sin indagar en biografías ni cultos. la estampita siempre contenía los mismos elementos en cada una de sus versiones: en una mano lo que interpreté como una pluma presta a escribir y en la otra un plato con dos ojos sacados de cuajo (aparentemente funcionales). santa de los ciegos, la vista y la luz, nunca me incomodó su simbología, más bien todo lo contrario.
hace unas semanas me sorprendí a mí misma haciendo una versión freestyle del mito fundacional de la santa. veníamos de la prisión y le digo a itziar que la santa llevaba en el plato los ojos de su novio, que se los había quitado con un par de tijeras y que por eso en catalunya el 13 de diciembre hacen bollería con forma de tijeras (los alcances con la iconografía lésbica «saltan a la vista»). los ojos se los había quitado al novio después de cometer un acto indecoroso (por no decir de plano violento) porque el tío era uno del cual el pueblo debía liberarse. mi interlocutora en ese momento sólo pudo balbucear ante historia tan digna si estaba segura yo del mito. y en realidad no lo estaba, sólo lo había soltado allí como quien deja abierto el paso a la corriente de la conciencia.
anoche busqué en internet la veracidad del mito de la santa de siracusa. la imaginaba como judith decapitando a holofernes, mucho más parecida a una amazona que a una santa. la verdad es que no se le puede pedir tanto a la iglesia, ya se sabe que hay cosas que ella sola jamás podrá hacer. por eso hay que ocupar las procesiones, ocupar las estampitas, sacar los ojos, reescribir los mitos y  santificar el deseo que los hace renacer.

One thought on “santa lucía

  1. Pues yo pensé siempre que se los había sacado ella misma para que su padre no la casara a la fuerza (siempre la violencia por medio) y que como era santa le habían vuelto a crecer… Creo que la mezclé con Santa Águeda que parece que se rebanó las tetas por ese mismo motivo.
    Me lo inventé todo también o por ciencia infusa supe la verdad?

    Beso cada uno de tus ojos (los 4).
    Diana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *