cuándo hablar, cuándo morir

desde el post anterior he reflexionado con más frecuencia (y no por eso con mayor profundidad) sobre esta afición mía por la verborrea, que por cierto creo que se ha intensificado en el último tiempo debido más que nada a un oportunismo suyo muy acorde a la contingencia. mientras más instancias de debate, exposición o silencio hayan, más hablo como una radio, un televisor, un altavoz acoplando.
lo maravilloso es que en el momento en que hay sinergias de calidad variable, emerge de mí el sonido que muchas veces roza lo inaudito, quiero decir, muchas cosas de las que digo no las había pensado antes. el reiki opera de forma similar, sólo que yo hablo de algo menos cósmico, menos universal. no se trata de una energía «sana» ni armónica, diría que más bien de todo lo contrario.
llevamos meses preguntándonos qué coño significa tecnologías colectivas, y hemos estado gastando el tiempo en dar con una acepción asamblearia, dar con el proceso, la metodología que facilite el incidente, y todo lo demás.
si hay algo que tendría que definir las tecnologías colectivas es que es algo que no te puede suceder solx. y digo suceder por imaginarme a mí misma como un tubo hueco que es atravesado por lo colectivo, y ahí puedo justificar mi verborrea, mi necesidad de hablar con otrxs (que es muy distinto a escribir, a lavarse los dientes mientras más de la mitad de la ciudad duerme, a pensar en lo trascendente).
luego por qué escribir, o por qué hablar, o por qué dejar de una manera u otra algo «fijado», y cómo es más fácil que se quede «fijado» cuando se ha hecho con otrxs. gestos performativos del habla, le dicen a veces. ¿existe una manera de enunciar los gestos perfo-colectivos del habla? ¿alguien les ha puesto un nombre?
aun no es hora de morir, sólo de dormir.

4 thoughts on “cuándo hablar, cuándo morir

  1. qué pasa hoy con blade runner?
    me he despertado con la música de esta secuencia sonando en mi cabeza, por dos horas quizás, entremezclándose con los sueños y la vista desde el hueco de mi ventana del cielo en el patio, un pequeño hueco.
    luego he cocinado y me han entrado ganas de leer el libro, lo acabo de empezar. «¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?»

  2. I simply wanted to appreciate you all over again. I do not know the things that I would’ve accomplished without the actual points discussed by you about that problem. Previously it was a challenging scenario for me personally, but finding out your well-written way you managed the issue made me to weep over delight. Now i am happier for this information and believe you really know what an amazing job you were undertaking educating other individuals via your websites. Most likely you’ve never met all of us.

  3. I am commenting to let you know of the great encounter my wife’s daughter gained checking your webblog. She even learned many issues, including what it’s like to possess a very effective giving spirit to let a number of people completely master selected very confusing subject matter. You actually surpassed readers’ desires. Thanks for distributing the important, trustworthy, revealing not to mention cool guidance on that topic to Julie.

  4. I together with my buddies have already been checking out the best secrets from the blog while at once I had a terrible suspicion I had not thanked the web site owner for those tips. Those boys are already certainly happy to read through all of them and have in effect undoubtedly been taking advantage of those things. Appreciate your simply being quite considerate and for pick out certain decent resources most people are really desperate to know about. Our own honest apologies for not expressing gratitude to earlier.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *