cuándo hablar, cuándo morir

desde el post anterior he reflexionado con más frecuencia (y no por eso con mayor profundidad) sobre esta afición mía por la verborrea, que por cierto creo que se ha intensificado en el último tiempo debido más que nada a un oportunismo suyo muy acorde a la contingencia. mientras más instancias de debate, exposición o silencio hayan, más hablo como una radio, un televisor, un altavoz acoplando.
lo maravilloso es que en el momento en que hay sinergias de calidad variable, emerge de mí el sonido que muchas veces roza lo inaudito, quiero decir, muchas cosas de las que digo no las había pensado antes. el reiki opera de forma similar, sólo que yo hablo de algo menos cósmico, menos universal. no se trata de una energía «sana» ni armónica, diría que más bien de todo lo contrario.
llevamos meses preguntándonos qué coño significa tecnologías colectivas, y hemos estado gastando el tiempo en dar con una acepción asamblearia, dar con el proceso, la metodología que facilite el incidente, y todo lo demás.
si hay algo que tendría que definir las tecnologías colectivas es que es algo que no te puede suceder solx. y digo suceder por imaginarme a mí misma como un tubo hueco que es atravesado por lo colectivo, y ahí puedo justificar mi verborrea, mi necesidad de hablar con otrxs (que es muy distinto a escribir, a lavarse los dientes mientras más de la mitad de la ciudad duerme, a pensar en lo trascendente).
luego por qué escribir, o por qué hablar, o por qué dejar de una manera u otra algo «fijado», y cómo es más fácil que se quede «fijado» cuando se ha hecho con otrxs. gestos performativos del habla, le dicen a veces. ¿existe una manera de enunciar los gestos perfo-colectivos del habla? ¿alguien les ha puesto un nombre?
aun no es hora de morir, sólo de dormir.

One thought on “cuándo hablar, cuándo morir

  1. qué pasa hoy con blade runner?
    me he despertado con la música de esta secuencia sonando en mi cabeza, por dos horas quizás, entremezclándose con los sueños y la vista desde el hueco de mi ventana del cielo en el patio, un pequeño hueco.
    luego he cocinado y me han entrado ganas de leer el libro, lo acabo de empezar. «¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *