3 thoughts on “

  1. en el camino encontré 8 cajas llenas de copias de dracula de bram stoker, editadas en barcelona en 1962. deben haber sido unos 300 libros iguales. cogí 5. le regalé una a elena, otra a helio, no sé a quién más. pero la tuya la tengo bien guardada.

  2. no hay palabras porque todavía es un nudo enquistado, no sólo en la garganta, sino en el corazón, en los pulmones, en las rodillas, en el cuerpo y el espíritu y absolutamente en la inteligencia este quiste.
    como helen, a veces espero que entre por la puerta como si no hubiese pasado nada. otras, la imagino sentada en un espacio omnisciente, sonrisa en boca, porro en mano, siempre viéndonos a todas. quizás sea su propia concepción ampliada de la muerte la que me hace pensarla como un dios. o mi propia pobreza conceptual y referencial. no sé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *