polisemia en santiago

resulta que tengo las páginas más abandonadas de la historia del mundo. es la excusa perfecta estar en otro sitio. más aún si cuando se está en otra parte también es de paso. pasos largos, meneo constante. puede ser que no se tenga internet, que no haya tiempo, un amor, mucho trabajo. ante la ausencia todo se desgrana en el mismo pozo ciego. no hace falta dar explicaciones, porque cualquier cosa sería plausible. una profesora decía que cuando pides dinero para algún proyecto lo mejor es explicar lo menos posible de manera que el jurado imagine lo que quiera del modo que más le guste. así las cosas. podría llenar un pliego de batallitas, hablar de inteligencias, de recuerdos, de travestis, de cómo el amor se diluye cuando se aman espantapájaros, de cómo el amor se fortalece en la embriaguez y la fechoría, de la injusticia social, de arte malo, de arte bueno, de grasa, de polvo, de sangre, de marchas, de política, de televisión (como hace cualquier twittero en chile).
podría hablar de mis pasiones y de la oscuridad de su extravío. cada vez me cuesta más escribir. a veces el sistema operativo se confunde mientras escribo y partes de una frase se incrustan en medio de una anterior. queda un texto incomprensible. en general intento rescatarlo, como a un cuerpo medio muerto perdiéndose en el mar (chile tiene 4270 kilómetros de costa) y en esos momentos me siento como una cirujana.

2 thoughts on “polisemia en santiago

  1. The following time I learn a weblog, I hope that it doesnt disappoint me as much as this one. I imply, I know it was my option to learn, but I really thought youd have something attention-grabbing to say. All I hear is a bunch of whining about one thing that you would fix in the event you werent too busy looking for attention.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *