PornoObreros del código («La categoría del porno»)


PornoObreros del código

Lucía Egaña Rojas

Nuestros teclados están siempre sucios y nadie se pregunta por qué. En realidad navegamos dándole al refresh de manera compulsiva. Trabajamos con tecnología, por eso tenemos siempre una mano en el teclado y otra en el sexo, como si fueran pistolas. Nuestros computadores están llenos de manchas blancas, a veces las teclas se quedan pegadas. La red está recargada de subgéneros, podríamos estar tejiendo y sería lo mismo. (Conozco a Felipe Rivas San Martín el año 2010 en el patio de la Fech fumando cigarros). Entonces jugar con las categorías, entrar y salir, convertirlas en almacenes vacíos, en productos de supermercado, en lugares de cruising1. Hacerles bullying2, asaltarlas desprevenidas, tratarlas como un hogar. Irse de la casa.

El trabajo de Felipe Rivas propone (desde la megalomanía) una serie de operaciones bastardas situadas en el propio cuerpo, un cuerpo tecnificado, cruzado por la lucha de clases que –desprevenida- se asoma por cualquier ventana. La lucha de clases entre Internet y cultura, entre porno y arte, entre pajas y polvos, entre categorías e identidad. La misma insistencia de que aquí no hay una tensión causada por la distinción entre pobres y ricos, la confirma. El porno y sus dispositivos, ese pariente pobre oprimido en sus baratas lógicas de producción y distribución, aparece ahora tematizado, elevado a la categoría de tema, rescatado de su marginalidad popular por el artista. ¿Hasta qué punto en nuestros cuerpos constatamos los amotinamientos de estas clases que no llegan a puntuar para ser incluidas en los catálogos de lo cultural?

Las tecnologías parecieran ser algo nuevo. Una ficción descentrada que llega a meterse dentro de la cama, en el humo de los cigarros, vía wi-fi everywhere. Luego la obsolescencia, la pintura, los protocolos, la técnica. Algo contingente y pasado de moda, entre la pantalla y el lienzo (¿no eran las dos «una ventana»?). Felipe, experto en protocolos, juega con la traducción entre distintos medios tecnológicos evidenciando lo que construyen más allá de las herramientas. Máquinas que producen placer y performances, aparatos visuales que controlan morfologías, gimnasia de la construcción de identidades que en un concurso de manipulación mediada quedan vacías, o semivacías, como trapos viejos. El cuerpo, ese papel confort3 usado.

Internet como una enciclopedia (sobrecargada) de la mirada bastarda, donde abunda el código fuente, o donde toda categoría está controlada, no hay fallo. Felipe abre el código de esta cultura baja/alta, exhibe bugs4, traduce protocolos. Abre el código genético de las máquinas para incitar su descontrol, en el fondo también es algo programático. (No puedo hablar de porno sin hablar de máquinas, sin dejar de citar todos estos códigos que se tatúan en cada lugar del cuerpo y más acá). La ingeniería precaria de una imagen descansa, nos da por el culo. El porno amaestrando, su verborrea increpándonos al nivel de lo inconsciente, y Felipe enjaulando el deseo, fijándolo en un frame5 de óleo, poniendo un paspartú como si fuera una consigna o una molotov. Un pornoObrero no se saca nunca la ropa de trabajo porque es su piel. Un pornoObrero acepta la condición de tener +18 con un click. Y mientras escribo estas palabras, sobre las teclas se proyecta un dilatado cum shot6 que deja inscrito el jugo de mi tecnodeseo en los dispositivos de nuestra interacción.

1 El cruising es una práctica sexual consistente en tener relaciones sexuales en lugares públicos como parques, playas, bosques, sitios eriazos, baños públicos o autopistas.

2 El bullying es una forma de conducta agresiva que se manifiesta a través del uso de la fuerza o coerción para afectar a otros.

3 En Chile, se denomina al papel higiénico “papel confort” debido a la primera marca que lo comercializó. La palabra viene del inglés comfort (confortable, cómodo) y del latín confortare (hacer más fuerte) formado del prefijo con– (junto) y fortare (hacer fuerte). Es la misma raíz de la palabra confortar (animar, dar fuerza).

4 Un bug es un error de programación en un software informático que en general se presenta en su fase de desarrollo.

5 Un frame es un fotograma.

6 Cum shot es el término que describe la eyaculación en la representación audiovisual.


 **Este texto ha sido escrito para el catálogo de la exposición de Felipe Rivas San Martín «La categoría del porno», en la Biblioteca de Santiago (Sala +18) entre el 12 de Junio y el 30 de Junio de 2012.

puta mala (II)


puta mala ya sabe que es mala. por eso está feliz de haber podido ejercer, a pesar de todo, gracias a la solidaridad de un hombre, más rico que ella. hombre rico ha dicho a puta mala que no se hace así, tal como ella lo ha intentado. se lo dice y sin embargo la sigue consintiendo. hombre rico, además de rico, es bueno.
puta mala le estará agradecida por toda la vida, le mantendrá en un lugar especial de su memoria, insiste, “esto es parte del servicio que te ofrezco”. puta mala tiene la ilusión de poder vender un producto que habitualmente no se vende y que hombre bueno no está interesado en comprar. hombre rico le intenta enseñar (quizás con la ilusión de que ella en algún momento cambie) cuáles son las prácticas indebidas, las actitudes incorrectas, los desplazamientos imposibles. ellos deberían ser amigos, pero algo del entramado que les ha permitido encontrarse determina un devenir que elude la amistad, al menos es lo que puta mala insiste en sostener. entonces hombre rico se aburre, se cansa y se siente abusado. puta mala también lo percibe, se siente un poco abusadora, pero es su discurso el que finalmente la obliga a ello, es un trabajo. un discurso dicta que hemos venido a este intercambio cifrado, el discurso del obrero, del pornoObrero.
hombre bueno se duerme rozando su pezón. puta mala se duerme y despierta a la madrugada muy sudada y con un inconfundible síndrome premenstrual. escapa. hombre rico ya no le hará más caso, ella no sabe si hacer lo mismo u ofrecerle su amistad.
la amistad se construye a partir de afinidades e historias comunes. la amistad, el diccionario lo consigna, es un afecto personal, puro y desinteresado. // merced, favor. // pacto amistoso. // deseo o gana de algo.
“alimenta mi fantasía prostitutoria” le ruega ella haciendo el bien y el mal, o más allá de éstos, donde yace el capitalismo y se juega la mentira más real de todas, viendo de lejos los mayores rascacielos del universo, la ciudad como una hermosa constelación, brillantes urbanos en un espacio que es ninguna parte. y él accede, por una pequeña suma, el dinero no es nada.
“gracias”, pequeña clausura de un capítulo en la serie del aprendizaje. lo seguiré haciendo mal fuera de toda norma de higiene y buenas costumbres. as razones aleatorias del encuentro no determinan necesariamente los efectos de su causalidad.