orinoterapia

respira. me gusta cuando dibujas signos del infinito en mis nudillos.
mi puño preparado se deja acariciar por tu lengua, joven y temeraria.

el pelo sucio y el olor a humo. con la distancia se pierde la compostura, o con la rabia. la compostura se pierde siempre, como el tiempo (que no es más que otro tipo de distancia). te envío amor y voy a mear al tarro. el amor se representa con corazones; la anarquía con una letra A desbordada. leer novelas es buscar la perturbación. ensayo general de otra vida, la libertad necesaria para que alguien cuente sus crisis de forma impúdica. el maravilloso mundo de la orina. el maravilloso mundo de la marginación. el maravilloso mundo de todo elemento lleno de patetismo que la palabra pueda endulzar. un teclado que por defecto sitúa mayúsculas en historias menores. eso es la memoria de la literatura mundial. y palabras menores que se follan a las mayores cuando logran burlar las normas editoriales. y llegar a nuestras manos empuñadas, preparadas para golpear o fistear indistintamente, o según las preferencias de la casa (que nadie se ofenda…). todo lleno de ceniza, y polvo, y las manos sucias y tanto abrigo que una paja de rutina te deja con un desgarro en la muñeca.

no hay diagnóstico para tanto síntoma

bergen 4 años después.
el software libre si no es una política, si es un mero compilado de funcionalidades, se va a extinguir. una política radical y no institucional. lo político no tiene por qué se cómodo. las políticas que elegimos pueden ser de incomodidad escogida. nadie te obliga a hacerlo, a menos que ese sea el pacto, claro.
pero ¿qué relación puede haber entre un espacio no mixto (en cuanto a género, sexo o prácticas sexuales) y un espacio exclusivamente f.l.o.s.s. ? ¿se puede hablar de la «vigencia» de estos espacios como si se tratara de un yogurt que caduca después de 30 días? ¿se puede cuestionar la legitimidad de su creación, su pertinencia o necesidad?

alguna conversación en inglés sobre oralidad en parís. formas de usar el lenguaje, cómo escribir en un blog. un guiri escucha atentamente a dos tías hispano parlantes desarrollando con dificultad la idea en una lengua que no es la suya.
al día siguiente se concluye, en otras circunstancias, que el exceso de herramientas puede bloquear su uso. quizás el exceso de fotocopias también. los espacios no mixtos quizás sirvan para dejar eso en evidencia, haciéndolo incluso de forma violenta a veces.
(12 horas después un cortometraje. «siento fascinación por el ano», confiesa con pudor).

trabajar para definir necesidad, justicia, política. y para qué hablar de amor.